Razones cuando te rechazan una tarjeta de crédito


Razones cuando te rechazan una tarjeta de crédito

30 de marzo de 2020

Las tarjetas de crédito son una herramienta que podrían darte muchos beneficios, como hacer compras en línea más seguras, disfrutar de recompensas y la oportunidad de demostrar a los prestamistas que te pueden prestar más dinero. Sin embargo, si cometes los siguientes errores, las tarjetas de crédito podrían volverse en tu contra y poner a tus finanzas en peligro.

Por eso, a continuación, te presentamos cuatro errores que podrías estar cometiendo con ellas, para que los evites a toda costa.

1.No cumplir los requisitos para esa tarjeta en específico: Antes de solicitar una tarjeta, hay que asegurarse de saber los requisitos no sólo generales, sino del plástico que nos interesa en específico. Uno de los primeros filtros para aprobar una tarjeta de crédito son los ingresos. Cada banco establece un mínimo mensual y los métodos para confirmar que lo tienes, usualmente a través de recibos de nómina o estados de cuenta de ahorro o cheques. Lo mejor es seleccionar una tarjeta que sea congruente con tus ingresos y te ayude en pagos recurrentes. Todas las tarjetas de crédito se tramitan mediante una aplicación (llenado de solicitud). Antes de completarla, analiza lo que necesitas. Si pides un producto que no se adapta a tus posibilidades recibirás un rechazo por parte del banco. 

 

2.Tener malo o nulo historial crediticio: El historial crediticio es un aspecto muy importante para que cualquier entidad financiera decida otorgar o no una línea de crédito. Para evitar que tu solicitud sea rechazada es importante tener en orden tu historial crediticio, si lo tienes, o comenzarlo si nunca has tenido uno. El historial crediticio en México se registra en el Buró de Crédito, una institución privada dedicada a recopilar la información de los usuarios de créditos en el país.

 

3.Jamás haber sacado un crédito. Para la mayoría de las tarjetas de crédito se realiza una investigación para conocer los antecedentes crediticios del aplicante; pero si no has tenido ningún crédito no hay manera de tener referencias. En este caso una posible solución es comenzar a construir historial crediticio con una tarjeta garantizada, un préstamo en línea o algún plan de renta para telefonía, que genere pagos recurrentes, siempre que se cumplan puntualmente.

 

4.Malas referencias crediticias. Esto sucede cuando algún antecedente en tu historial de crédito indica que eres un usuario poco confiable, quizá por impago, quita o algún crédito que no fue pagado en tiempo y forma. Si tuviste algún problema con otros créditos como retraso o impago, lo mejor es ponerte al corriente, y dejar pasar algunos meses para solicitar nuevamente la tarjeta.

5.No demostrar capacidad de pago. Junto con conocer los antecedentes crediticios, el banco se asegura de que el aplicante es capaz de mantener una tarjeta de crédito en el momento que la pide. Es fundamental demostrar que se reciben los ingresos necesarios para pagar la tarjeta, y que éstos no se comprometan con otros productos financieros que pueden impedir el pago de la tarjeta. Si el banco detecta que no tienes la posibilidad de pagar constantemente rechazará tu solicitud.

 

6.Ingresos insuficientes. Similar al punto anterior y según el plástico solicitado, no basta tener ingresos mensuales demostrables, sino contar con un mínimo requerido, o bien tener una cuenta de ahorro donde se registren las percepciones de cada mes. En este caso, el mismo banco que maneja tu cuenta de ahorro podría ofrecerte una tarjeta crédito después de un tiempo de generar confianza.

7.Tener muchas tarjetas de crédito. Es una causa para denegar un crédito. Aunque las lleves en orden y al día, la entidad financiera puede considerar esto como un riesgo potencial de endeudamiento. La recomendación es tener las tarjetas que puedas pagar sin gastar más del 30% de tu sueldo en la deuda y evitar compras a plazos muy largos. Mientras más créditos se tengan activos al mismo tiempo mayor es el riesgo de endeudamiento.

 

8.Tener activo un crédito muy alto. Por ejemplo, hipotecario o automotriz, que suele ser por cantidades muy altas y plazos de pago largos. Tener este tipo de préstamos y solicitar un nuevo crédito sin demostrar ingresos adicionales podría ser riesgo inminente de endeudamiento con el plástico. Lo mejor es continuar haciendo pagos puntuales del primer crédito, para que al momento de solicitar la tarjeta, la cantidad a deber de tu hipoteca o autofinanciamiento sea del 50% o menos, y aumenta la posibilidad de tener el nuevo crédito.

 

9.Hacer muchas solicitudes de tarjetas simultáneamente. Pedir tarjetas créditos en muchos bancos al mismo tiempo podría no ser una buena señal para las entidades.  Antes de llenar cualquier solicitud confirma que es la tarjeta adecuada para tu estilo de vida y no repitas el proceso en distintos bancos al mismo tiempo. Si es rechazada espera unos meses antes del siguiente intento.

 

10.Dar información incorrecta. Un aspecto muy importante para el banco es que la información en la solicitud sea real. Si por dolo o descuido se llena mal una fecha o dato y no puede verificarse, el banco no sabrá si fue un error, solo detecta que la información es falsa y es una mala señal para otorgar un crédito. Evita exagerar cifras como ingresos y revisa que los datos coincidan con tu identificación oficial vigente.

 

Escribe una respuesta

Estoy de acuerdo con los Términos del Servicio